Mis propósitos como Community Manager para 2019

Mis propósitos como Community Manager para 2019
Puntúa este artículo

Después de un año como Community Manager freelance creo que es hora de recapitular y de echar la vista hacia adelante, todo a la vez. Hoy no vengo con una guía bajo el brazo o con una entrada cargada de contenidos relacionados con el social media. Hoy voy a sacar a la luz un poco mi lado más personal, haciendo un breve resumen de lo que ha sido este año que ya casi termina y qué espero del que está a punto de empezar.

Siempre he huido un poco de este tipo de publicaciones, la verdad. Tanto en el blog como en mis redes sociales. Si bien me gusta leerlas no me acabo de sentir cómodo mostrando luces y sombras, pero creo que puede ser un contenido diferente a lo que vengo contando hasta ahora en el blog.

Voy a hacer un poco como todos esos Youtubers (y pido perdón de antemano por ello) que en el minuto 2 de sus vídeos ya están pidiendo likes y comentarios y te explico el por qué: mi intención con esta entrada, aparte de contar cómo ha sido este año y qué espero conseguir en 2019, es crear una especie de “cápsula del tiempo” donde guardemos nuestros “deseos” para 2019.

Todos, tú incluido, podéis dejar en los comentarios qué esperáis conseguir en el próximo año y, más adelante, echar un vistazo y ver qué se ha cumplido y qué no. Sería una bonita forma de compartir inquietudes, motivaciones y éxitos, ¿no te parece?

De todas formas, si no te apetece leer toda esta entrada (promete ser larga), puedes pasar directamente a las conclusiones. Allí te daré unos consejos para que no cometas en 2019 los errores que he cometido en este año.

Mis propósitos como Community Manager

para 2019

 

 

Bueno bueno bueno, empecemos con esta bonita y maravillosa entrada. No tengo nada preparado, aviso, con lo que todo lo que vas a leer ha sido escrito del tirón, sin pensar en SEO ni en cosas que solo me restarían tiempo y me harían perder naturalidad.

Antes de meterme en faena voy a contarte qué hacía antes de lanzarme de lleno a este mundo del marketing digital, de redes sociales y de Community Managers. Será breve pero ayudará a entender algunas cosas, espero.

 

  • Tras acabar la universidad en 2010 y salir de ahí con un diploma que certificaba que oficialmente ya era Trabajador Social, me di cuenta de la realidad que ya iba percibiendo cuando hice prácticas en el Samur Social pocos meses antes: no había trabajo. O bueno, sí lo había, pero eran sustituciones por bajas de maternidad principalmente y el amiguismo y el enchufismo que caracteriza a este país estaban muy presentes en ese sector.

 

  • Tras trabajar sábados, domingos y festivos por 150 euros al mes por dar desayunos a personas sin hogar me di cuenta de dos cosas: me encantaba mi trabajo, pero cobrando eso muy lejos no iba a llegar.

 

  • Por eso mismo empecé a trabajar en una empresa de alimentación. Una tienda de toda la vida, vamos. En ese trabajo el día a día era un A,B,C de manual, teniendo que hacer lo mismo día tras día durante varios años….hasta que, por suerte, me despidieron en noviembre de 2017. Y digo por suerte porque ya estaba saturado de ese trabajo.

 

  • En 2016 terminé el curso de Community Manager que hice en Aula CM, con lo que solo esperaba poder trabajar en alguna agencia lo antes posible. Cuando me despidieron lo vi claro: llegaba mi momento. Todo lo que había estudiado, todo lo que había leído…todo cobraba sentido en ese momento. Era hora de poner en práctica lo que ya sabía y empezar a conseguir mejores proyectos.

 

Y es que sí, antes de que me despidieran de mi anterior trabajo ya trabajaba como Community Manager. Estuve llevando tres marcas desde principios de año, aplicando lo aprendido en el curso que mencioné más arriba para poder llegar a fin de mes sin mucha complicación.

 

Ser freelance es maravilloso en Instagram, no en el mundo real

 

Y llegó 2018.

Entre los clientes que tenía y el paro llegaba a fin de mes más que de sobra, y me daba para vivir cómodamente. Apenas tengo gastos realmente, con lo que cada mes podía permitirme algún capricho más o menos absurdo y salir y entrar cuando quería.

Decidí seguir formándome, comenzando el Máster de Marketing Digital de Aula CM (el cual estoy a puntito de acabar) y logrando así crear la web en la que estás ahora mismo, entre otras cosas. Yo, viendo que mis clientes estaban ahí, fijos y sin intención de irse, y que estaba aprendiendo cosas muy útiles….me relajé. Abandoné todo proyecto que tenía en mente para el blog, dejé de buscar colaboraciones en otros blogs y no me preocupé por trabajar en mi marca personal.

Y eso fue un error.

Hice varias entrevistas para trabajar en algunas agencias de marketing digital y, si bien logré llegar hasta el final del proceso, siempre me decían lo mismo: “te has quedado muy cerca, Pablo. Te llamaremos cuando haya una vacante”.

Empezaron a caerse clientes. Unos venían, otros se iban. Sobre todo se iban, sí. Mucha propuesta a posibles nuevos clientes y muchas respuestas clónicas: “lo estudiaremos”, “te decimos algo la semana que viene”. Y sin respuesta hasta hoy, claro.

En julio decidí dar un paso tremendamente importante: me hice autónomo. Viendo que tenía más opciones de conseguir clientes como autónomo que trabajar en una agencia lo vi muy claro, y más viendo cómo compañeros/as de otros cursos estaban muy activos en redes sociales, mostrando al mundo lo ocupados que estaban en sus mil proyectos.

 

Toc toc…¿se puede? Soy Papá Estado y vengo a cobrar

 

 

Todo iba maravillosamente bien. Trabajando desde casa, con unos clientes majísimos y que lo ponían todo fácil, ¿de qué iba a quejarme? Pero claro, llega octubre y tu cara cambia.

Ahí es cuando me di cuenta de que me había quedado con la imagen maravillosa del emprendedor moderno. Dicha imagen, si la analizas bien, hace aguas por todos lados pero claro, no te das cuenta hasta que lo vives tú y otras personas te comentan que están en tu misma situación.

Según Instagram ser freelance hoy en día es así, literalmente: curras desde casa, todo es chupiguay, voy al gym, hago fotitos a todo plato que me meto entre pecho y espalda cada vez que salgo gracias a mi mega sueldo y todo es genial.

Y claro, luego pienso en mi día a día y me entra un bajón que qué sé yo. Normal que mi frente llegue hasta la nuca.

¡Enumero!

  • Me levanto a las 7 de la mañana para que me cunda el día

 

  • Trabajo de 8 a 13 y de 16 a 20. No es que tenga tanto trabajo, sino que el tiempo lo aprovecho en formarme y demás.

 

  • No todas esas horas son seguidas ni productivas. Trabajar en casa es el mal en estado puro y cualquier cosa sirve para distraerte y delegar en tu yo futuro todo lo que tienes previsto hacer.

 

  • Llego a fin de mes pero en cuanto me venga arriba y salga a cenar o vaya al cine un par de veces al mes igual empiezo a comer más pasta de la que la OMS recomienda.

 

  • Mi dieta está basada en la comida basura principalmente. Pero eso es porque me encanta.

 

  • He llegado a pasar 4 días encerrado en casa trabajando y haciendo cosas. Luego sales a la calle y claro, todo te abruma. Es super divertido.

 

  • Cada tres meses Papá Estado llama a tu puerta y te reclama el IVA del trimestre. Y pica. Mucho. Posición fetal en la cama, básicamente.

 

¿Culpa de quien? Pues mía principalmente por quedarme con lo que veo en redes y no pensar un poquito. En fin.

 

Recapitulando que es gerundio

 

Como veo que me estoy liando a escribir con demasiado detalle y que igual ya te has aburrido hace 29 párrafos, voy a hacer un pequeño resumen de mis aciertos y errores a lo largo de este año. Así pienso un poquito y dejo las bases para lo que espero del 2019.

 

Aciertos en 2018

 

Esta siempre es la mejor parte, ya que es donde saco pecho y miro orgulloso lo que he hecho en este año. Parecen pocas cosas, lo sé, pero todo me ha llevado muchas horas y tiene un proceso.

 

He sido capaz de no dejarme comer por la procrastinación, dedicando cada día por lo menos una hora para seguir aprendiendo y formándome.

En lugar de quedarme solo con el curso de Community Manager di un paso fundamental: decidí continuar con mi formación, comenzando el Máster en Marketing Digital en Aula CM.

✅ He puesto en práctica todo lo que he ido aprendiendo. Mis clientes están contentos, yo estoy orgulloso.

✅ He retomado el blog, logrando con mi última entrada unas cifras que jamás había visto en las estadísticas del blog.

✅ Estoy creando una estrategia de contenidos para el blog con la que podré cubrir, si el tiempo me lo permite, 3 meses de contenidos. Y eso publicando una vez por semana.

Mi web ha sido elegida como una de las mejores que han hecho los alumnos de Aula CM en todo el año. Ni te imaginas lo orgulloso que estoy de ver a mi web ahí, de verdad. La cantidad de horas que eché para dejarla a mi gusto, todo el tiempo de estudio previo, de probar, de equivocarme, de retocar cosas… Y a día de hoy ya estoy pensando en cómo cambiarla para dejarla aún mejor.

 

Errores en 2018

 

Errores ha habido muchos, y además alguno digno de capón. Los dejo por aquí entre la vergüenza y la cabeza baja.

 

No he aprovechado el tiempo tan bien como debería. He perdido tanto tiempo que ahora me han entrado las prisas por hacerlo TODO y me faltan horas en el día para poder abarcar todo lo que tengo en mente.

He dejado abandonado el blog demasiado tiempo. Tenía varias ideas y la voluntad de retomarlo ya en 2017, pero por lo que dije un poco más arriba terminé dejándolo a su suerte y claro, así no hay marca personal posible.

❌ A principios de año acudí a algún evento para seguir aprendiendo y hacer networking pero ahí quedó todo. Vivo encerrado en mi humilde hogar, lo cual es un craso error.

He leído demasiado y he actuado poco. Tengo que empezar a dejar de leer lo que los demás dicen y empezar a crear contenido y aplicar todo lo que sé.

 

Tras esto, vamos a lo que realmente interesa. ¿Estás listo?

 

¿Qué quiero conseguir como Community Manager en 2019?

 

Si estoy escribiendo esta entrada es justamente por este punto. Ha llegado el momento de reivindicarme, de ponerme unos objetivos claros y de gritarlos en voz alta y clara (aunque esto lo esté escribiendo, pero ya me entiendes). Sé que la siguiente frase es muy típica, pero el próximo año va a ser mi año.

A continuación voy a ir explicándote punto por punto qué quiero conseguir a lo largo de 2019. No llevan un orden lógico, simplemente enumero.

 

  • Más y mejores proyectos: Quiero lograr más clientes y de mayor tamaño. Actualmente llevo las redes de un cliente muy grande pero quiero más, mucho más. Más desafíos, más competencias, más dificultad. Solo así podré sacar todo lo que llevo dentro.

 

  • Trabajar mi marca personal: No es que sea de los que piensan que la marca personal me va a abrir las puertas del cielo, pero sí creo que al menos va a restar peldaños hasta mi objetivo. Con una marca personal más currada lograré que se me (re) conozca, lo cual me lo pondrás un poquito más fácil. Espero.

 

  • Trabajar en una agencia de marketing digital: Este es uno de mis mayores objetivos. Me muero de ganas de trabajar dentro de un equipo, en una oficina, donde reine la profesionalidad y pueda aprender junto a los mejores. Sé que puedo aportar mucho pero será un reto, desde luego.

 

  • Publicar por lo menos 2 veces al mes: Esto es lo que más me interesa actualmente. Si logro publicar en el blog cada dos semanas será todo un éxito para mi. Tengo en mente alguna guía bien chula como las que ya he hecho, con lo que quizás ese tipo de entradas me lleven más tiempo, pero en principio publicar cada dos semanas es bien.

 

  • Lograr alcanzar las 1.000 visitas al mes: Y sin contenido nunca podré conseguirlo. Muy correlacionado con el punto anterior, ya sabes.

 

  • Mejorar el número de comentarios en las entradas del blog: Y no solo por la “numeritis”, sino ¡porque me muero de ganas de interactuar con mis lectores!

 

  • Ser mencionado y enlazado en otras web: Huyo bastante de ser incluido en la típica lista de “Los 100 blogs más fantabulosos de la historia del marketing digital”, pero con que al menos alguien me mencione en cualquier entrada me vale. Con qué poquito me conformo, de verdad.

 

  • Estabilidad económica: Fundamental. Estoy harto de ir midiendo gastos, revisando facturas y esperando a que mis clientes me paguen.

 

  • Seguir ampliando mis conocimientos: Si bien quiero especializarme en marketing de contenidos y social media, quisiera ampliar mis conocimientos hacia otras ramas.

 

Como ves no pido cosas imposibles ya que gran parte de lo escrito depende única y exclusivamente de mi. Si me esfuerzo, si trabajo día a día sin agobios ni prisas (que son muy malas), estoy seguro de que en cuestión de pocos meses empezaré a ver resultados.

 

Conclusiones

 

Y casi casi estamos llegando al final.

Como te prometí al principio de la entrada, voy a lanzar tres simples consejos así un poco al aire, para quien los quiera. No soy experto en nada, pero sí sé qué errores he cometido y cuáles han sido determinantes para que ahora mismo esté escribiendo estas líneas, con lo que si con ellos puedo ayudar de alguna forma mejor que mejor.

 

  • Deja de leer y actúa: Está muy bien leerte todo internet para aprender todo lo posible y ser un auténtico crack del gremio que sea. En serio, felicidades. Pero mientras tú estás leyendo otros están comiéndose el mundo a través del blog, haciendo networking y creando nuevos proyectos. Y estos proyectos podrán no funcionar, pero servirán de aprendizaje para un futuro. Leyendo no vas a salir de casa y no te van a llegar ofertas de trabajo, créeme.

 

  • Organiza tu tiempo: Planifica tus semanas antes incluso de que estas comiencen. He cometido el error de ir improvisando día a día y luego pasa lo que pasa: se te acumulan peticiones de clientes, dejas de lado otras cosas importantes para ti, etc.

 

  • Si tienes un blog, publica en él de forma regular: No hagas como yo. Escribe una entrada potente, comparte tus conocimientos y publica. Y si no eres experto en algo empápate a leer, toma notas, revisa fuentes y aprende sobre lo que vayas a escribir. Que nada te detenga. Recuerda que mientras tú dudas otros se están comiendo el pastel, y no quieres las migajas, ¿verdad?

 

Y con esto llegamos al final. Tal y como te pedí al principio de esta entrada me encantaría que, un poquito más abajo, me digas cuáles son tus objetivos a nivel profesional para el próximo año. ¿Quieres un trabajo mejor? ¿Cambiar de empresa? ¿Hacerte freelance? Cualquier cosa, ¡estaré encantado de leerte y de responder!

 

¡Muchísimas gracias por leerme!

 

admin
pablotortajada86@gmail.com
6 Comments
  • Michela
    Posted at 00:02h, 14 diciembre Responder

    Voy a empezar el master el próximo mes así que sobretodo deseo aprender cuanto más posible gracias al curso. A nivel laboral, espero llevar mejor el cambio que he tenido en mi trabajo: me han dado más responsabilidad pero a la vez ha aumentado la presión y esto me esta agobiando mucho. Necesito yo también más organización dejando a un lado todas las distracciones.

    • admin
      Posted at 12:12h, 14 diciembre Responder

      ¡Hola Michela!

      Creo que has tomado una buena decisión al animarte a comenzar el Máster. Al principio quizás se haga algo durillo, pero ya verás cómo vas notando que estás aprendiendo muchísimo. Esa sensación de empoderamiento es brutal. Mucho ánimo en el trabajo, eso sí. Al aumentar la presión a veces cuesta un poco coger perspectiva.

      Ojalá consigas alcanzar todas tus metas a lo largo de 2019. ¿Te parece si te pasas por aquí más adelante y me cuentas qué tal va todo?

      ¡Muchísimas gracias por comentar! ¡Un abrazote grande y felices fiestas!

  • Marta Arribas
    Posted at 09:23h, 14 diciembre Responder

    ¡Hola Pablo! No te conozco personalmente pero yo también estoy terminando el máster de Aula CM y me ha encantado tu post. Sobre todo porque me siento muy identificada con todo lo que dices.
    Te deseo un gran año 2019 y que se cumplan todos tus objetivos.

    • admin
      Posted at 12:15h, 14 diciembre Responder

      ¡Hola Marta!

      Me alegro de que te haya gustado el post, la verdad es que he hablado lo más claro que he podido (y, además, ¡sin decir ningún taco!). Mucho ánimo con la recta final del Máster y más aún con lo que venga después. Ojalá todo vaya genial y puedas alcanzar todos los objetivos que te propongas.

      ¿Te apetece comentar qué esperas del próximo año? Estaré encantado de leerte 😊

      Muchísimas gracias por pasarte por aquí y dejar un comentario, de verdad. Pasa unas buenas felices fiestas y ¡a por todas!

  • Elena
    Posted at 16:38h, 19 diciembre Responder

    Gracias por mezclar drama y humor en una misma línea con tanto estilo, Pablo. jiji Me he identificado con muchas cosas. Un abrazo

    • admin
      Posted at 17:49h, 19 diciembre Responder

      ¡Muchas gracias a ti, Elena!

      Me alegro mucho de que te haya gustado esta entrada y te hayas identificado con algunas cosas. ¡Qué mejor forma de contar las cosas que con un poquito de humor, que para drama ya tenemos el día a día!

      Un abrazote grande

Post A Comment

Shares
Share This

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Leer más

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar